Lipoescultura facial

Desde un punto de vista estético, la cara es la parte más importante de una persona, por lo que cualquier cambio que se realiza en el rostro, tendrá un impacto estético muy importante.
Por este motivo, la cara suele ser una de las zonas del cuerpo donde las personas más suelen temer someterse a una cirugía. La lipoescultura facial es una opción en aquellos casos en los que existe grasa acumulada en determinadas partes del rostro que se desea eliminar.

La lipoescultura facial elimina depósitos de grasa de zonas específicas de la cara, como el mentón, el cuello y la papada. La lipoescultura facial libera a los pacientes de los depósitos con exceso de grasa que los hacen lucir y sentirse más viejos.
Este procedimiento seguro con resultados impresionantes ha ayudado a miles de personas a lucir y sentirse más jóvenes y atractivas.Lipoescultura de cara

En la lipoescultura facial se utilizan jeringas o cánulas muy pequeñas (de unos 2 milímetros de diámetro) para extraer la grasa. Generalmente tienen la punta redondeada para no lesionar las estructuras dérmicas ni musculares y facilitar la extracción de los bulbitos adiposos. Las incisiones que se realizan para introducir las finas cánulas se hacen habitualmente detrás del lóbulo de la oreja y debajo del mentón para que las marcas no sean visibles.

Antes de realizar una lipoescultura facial, el cirujano debe confirmar que la lipoescultura es la mejor opción para arreglar los problemas estéticos de la cara. A veces, la causa de la deformidad no es un exceso real de grasa, sino los efectos del envejecimiento como piel caída o flácida.

La lipoescultura en la zona de la cara y cuello puede efectuarse siempre y cuando la piel sea firme y elástica. De esta forma, la piel podrá adaptarse fácil y rápidamente al nuevo contorno.

La lipoescultura facial se realiza más frecuentemente con una microcánula con la que se inyecta líquido en la zona deseada mediante una técnica tumescente, mientras se succiona la grasa. En algunos casos, la lipoescultura del mentón, el cuello y la papada, además de otros procedimientos de lipoescultura facial, pueden tener mejores resultados en estas zonas problemáticas que otras técnicas quirúrgicas. La lipoescultura facial también puede ser más deseable porque reduce al mínimo las cicatrices en comparación con otras técnicas quirúrgicas. La lipoescultura facial se realiza habitualmente arriba o abajo del mentón y la línea de la mandíbula para reducir el aspecto de piel floja en el cuello, el mentón doble o la papada.

El mejor candidato para la lipoescultura facial es quien desee eliminar bolsas molestas de grasa y su peso corporal está dentro del 30 por ciento del valor ideal. La edad no es una consideración importante en los procedimientos de lipoescultura facial, pero quienes tengan piel más elástica podrán esperar mejores resultados que quienes tengan menos elasticidad. Para quienes no tienen una piel elástica, otros procedimientos, como un lifting facial, pueden tensar la piel después de haber eliminado la grasa con técnicas de lipoescultura. La mejor manera de determinar si es un buen candidato para la lipoescultura de mentón, cuello, papada o facial es hablar con un cirujano experimentado.

La recuperación de la lipoescultura facial es un proceso relativamente corto. Los pacientes que tratan su mentón, papada o cuello con lipoescultura pueden experimentar molestias leves con moretones o inflamación. Esto debe disminuir en alrededor de siete a diez días. Los pacientes pueden necesitar algunos puntos para cerrar la abertura hecha para la cánula (el tubo que se usa para destruir y eliminar el tejido graso). La mayoría de los pacientes de lipoescultura facial retoman sus actividades normales a la semana y ven los beneficios completos de la cirugía en un período de tres a seis meses.

Los efectos secundarios que podrán aparecer después de esta operación son los habituales de una lipoescultura, es decir, moratones e hinchazón. Los resultados finales se podrán empezar a ver pasado un mes y medio después de la cirugía.

Generalmente la lipoescultura facial se realiza como complemento de otras cirugías estéticas como el Lifting (o estiramiento de la piel). El precio de una lipoescultura facial se sitúa alrededor de los 1.800 €.