Lipoescultura de mamas

El agrandamiento de los senos en las mujeres puede causar dolor de espalda, dolor de cuello, dolor de cabeza y baja autoestima.

La lipoescultura es un método más efectivo y menos invasivo de reducción mamaria que otras formas de cirugía de reducción mamaria.

Usar la lipoescultura para eliminar grasa tiene un efecto reafirmante natural en el seno porque reduce el volumen que ejerce peso hacia abajo.

La reducción mamaria en la que se realiza lipoescultura únicamente suele llamarse cirugía de reducción mamaria “sin cicatrices”. A pesar de que es necesario hacer algunas incisiones, la reducción mamaria mediante lipoescultura es una nueva tecnología que comenzó a utilizarse con el fin de mejorar la imagen y la salud de algunas pacientes sin dejar cicatrices demasiado visibles.

La reducción mamaria mediante lipoescultura únicamente consiste en eliminar el exceso de tejido graso de las mamas para reducir el volumen total. Después del procedimiento, la piel restante se encogerá en forma natural en el transcurso del tiempo, adaptándose al nuevo volumen del seno. Si las mamas tienen más tejido graso que tejido glandular, la reducción mamaria mediante lipoescultura únicamente puede proporcionar un muy buen resultado.

Al realizar una reducción mamaria mediante lipoescultura, el cirujano hace una pequeña incisión debajo de la axila o en el pliegue debajo del seno. A través de esta incisión, se inserta un tubo quirúrgico, llamado cánula, que se utiliza para destruir y eliminar el tejido graso y reducir el volumen de la mama. La cirugía de reducción mamaria realizada mediante lipoescultura únicamente afecta sólo el tejido graso y no el tejido conectivo del seno. En el caso de la cirugía de reducción mamaria tradicional y en las reducciones mamarias con incisión vertical, por lo general, el tejido conectivo se ve más afectado que el tejido graso.

La cirugía de reducción mamaria generalmente produce cicatrices visibles, que se atenuarán con el tiempo pero que nunca desaparecerán por completo. Una de las principales ventajas de la cirugía de reducción mamaria “sin cicatrices es que la lipoescultura deja pocas cicatrices: sólo se necesita hacer una pequeña y discreta incisión en cada mama. Además, debido a que la reducción mamaria mediante lipoescultura sólo afecta el tejido graso de la mama y no se retira el pezón, no hay riesgo de que se pierda la sensación en la zona del pezón ni en la piel del seno. Además, los conductos galactóforos por lo general no se ven afectados, lo cual permite amamantar después del procedimiento.

Otras ventajas de la reducción mamaria sin cicatrices son una recuperación de la reducción mamaria más rápida, menos trauma para la mama, menor sangrado y menos complicaciones de la cirugía de reducción mamaria.

La cirugía de reducción mamaria sin cicatrices no es la opción más conveniente para mujeres con senos excesivamente grandes ni para aquéllas cuyos senos tienen más tejido glandular que graso debido a que la lipoescultura sólo reduce la cantidad de tejido graso de las mamas.

La reducción mamaria mediante lipoescultura únicamente no afecta la forma de las mamas, sino su volumen. Otros tipos de cirugía de reducción mamaria a menudo proporcionan una elevación visible, porque se elimina el exceso de piel y se reubica el pezón en una posición más alta. Una elevación visible puede lograse a través del procedimiento de lipoescultura si la piel del seno tiene suficiente elasticidad; no obstante, esto no puede garantizarse para todos los casos. Por lo tanto, puede que los senos caídos continúen teniendo el mismo aspecto después del procedimiento.

Las mujeres cuyas mamas tienen más tejido graso que tejido glandular son las candidatas ideales para la reducción mamaria sin cicatrices debido a que la lipoescultura sólo reduce la cantidad de tejido graso de las mamas. Igualmente, los hombres que padecen ginecomastia (exceso de tejido mamario) suelen obtener buenos resultados mediante la reducción mamaria masculina mediante lipoescultura .

La reducción mamaria mediante lipoescultura únicamente, por lo general, no es una opción para mujeres delgadas con senos grandes, ni para mujeres con senos muy colgantes, ni tampoco para mujeres con senos excesivamente grandes o densos, ya que en estos casos se suele tener más tejido glandular que grasa.

En general, las candidatas ideales para cualquier tipo de cirugía de reducción mamaria son aquéllas que buscan reducir el tamaño de sus senos y que están bien informadas acerca de las opciones quirúrgicas.